top of page

ARTÍCULO: "A todos los piratas literarios de los que no me enamoré"

Este no es un artículo para escritores, lo que persigue es acercar la escritura al público general. No los libros, ni las estrategias secretas que utilizamos para acabarlos ―ya os adelanto que el único secreto es sentarse día tras día aunque no tengas un plan para terminar esa historia―. Solo quiero hacer una reflexión de qué le cuesta a un escritor publicar un libro.

No es un tema sencillo.


Lo primero es gestar la historia. Y eso se hace en la cabeza, en las decenas de cuadernos que nos suelen rodear. Ese tiempo, si medimos el coste por horas, os adelanto que es incontable. Como ejemplo personal os digo que algunas de las historias que escribiré en un futuro, llevan cociéndose en mi mente desde hace años.


Es muy parecido a tener un hijo. Uno lo piensa a los veinticinco, planea durante años, después empieza a intentarlo en firme y cuando finalmente ve en ese test de embarazo que el resultado es positivo, es el comienzo de algo, pero también el final de un largo proceso creativo que ha durado años.


Por lo tanto, esta parte de escribir un libro es imposible de cuantificar. Ya habéis visto que lleva muchas horas a sus espaldas.


Después viene la documentación. Para escribir cualquier historia, te tienes que documentar. Ya sea histórica, contemporánea, fantástica, policiaca… Y esto son una cantidad de horas ingentes que tampoco se pueden definir. En unos trabajos serán más, en otros menos. ¿Qué tal si ponemos 80 horas de media? Por redondear, me quedaré corta en muchos casos.


Ahora nos vamos a poner prácticos. Una vez tienes hecho todo ese trabajo, ponte en el supuesto de que empiezas a teclear palabras. Vamos a poner una media de 1000 palabras al día, que se podrían escribir en 1,5 horas de media.


Si una novela media tiene de 80000 a 120000 palabras, y escribes 1000 palabras al día, como poco tardarás 80 días en escribirla. Si la hora la ponemos a 10 euros, cada día echamos 1,5 horas de escritura pura, nos saldrían 15 euros al día. Si multiplicamos 15 x 80 = 1200 Euros, que si los sumamos a las 80 horas de media que hemos dedicado a documentación, nos sale:


80 horas de documentación x 10 euros/h= 800 euros

1200 euros de escritura pura + 800 euros de documentación= 2000 euros


Ya llevamos esa cifra, sin sumar las horas de pensado que podrían ser perfectamente 100 horas más.


Ahora vamos a la siguiente fase: edición y corrección. En repasar una novela de 80000 palabras (novela media), podemos hacer un capítulo por día. Si consideramos que cada capítulo puede ocupar unos 5 folios de Word, y cada página de Word formato DIN A4 tiene unas 700 palabras, entonces nos saldrá que editamos 3500 palabras por día. Por lo que tardaremos 22 días en editar. Si ponemos 20 euros al día en esto, nos saldría la edición a 440 euros.


Para corregir una novela de 80000 palabras pueden darse varios precios, en función de lo que cobre el corrector y si es corrección ortotipográfica solo o también de estilo. Lo lógico es que se contraten ambas. Si buscáis el precio medio en Google de este tipo de corrección, os sale que son 530 euros más IVA.


Después viene la maquetación y la realización de una portada, que podrían salir ambas cosas por unos 300 euros. Registro de la propiedad intelectual, compra de ISBN e imprenta son los últimos gastos.


Así que vamos a resumir, ¿de acuerdo?


1200 euros de escritura pura + 800 euros de documentación + 440 euros de edición + 530 euros de corrección + 300 euros de maquetación y portada + 10 euros de propiedad intelectual + 45 euros de ISBN (hay que multiplicar esto por dos si compras digital y papel) + 150 euros de imprenta (50 ejemplares) = 3475 euros (sin contar el IVA). Por lo que cada libro de esos 50 vale unos 70 euros de media.


Esto es un libro de 80000 palabras, sin ilustraciones interiores, en blanco y negro y encuadernación sencilla. Con unos precios que pueden variar mucho y con un tiempo de pensado incontable. Mis libros suelen estar siempre por encima de las 100000 palabras, algunos con 180000, imaginaros cómo suben los precios.


Aquí no he metido la cantidad de horas que hay que echar en marketing digital después de que el hijo de papel esté a la venta. Pero todos los que estáis en este mundillo, sabéis que son muchas: buscar frases que enganchen, organizar lecturas conjuntas, libros viajeros, campañas atractivas de promoción, sorteos… No las meto porque esas horas las echamos para que la venta se realice, así que creo que no hay que cuantificarlas a efectos de este artículo. Sí tenerlas en cuenta.


Y ahora lanzo mi pregunta, no os voy a dar la respuesta.


Si fuerais por la calle y alguien os preguntara:

"Disculpa, ¿me puedes regalar 70 euros?". No porque los necesite para nada, solo por el mero hecho de regalárselos. ¿Se los daríais?


Sí, sé qué pensáis. Que muchas veces se imprimen más de cincuenta ejemplares, que los precios pueden variar. Que no te coma el tarro. Pero el trabajo del escritor y cualquier artista cuesta dinero. Sobre todo, cuesta alma. En cada historia depositamos no solo horas, sino una parte nuestra que jamás volverá a nosotros. Y eso, amigo lector, no tiene precio.


Por eso denunciamos el pirateo. Los artistas no podemos regalar nuestra obra, porque es parte de nosotros mismos. Una parte que cuesta trabajo, dinero y corazón.


Judith Romero Baeza.

52 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page