top of page

Entrevista a: Javier L. García

Bienvenidos, amigos románticos. Hoy vamos a acercarnos a la pluma de Javier L. García Moreno, escritor y novelista versátil que se mueve entre el romanticismo, la novela negra y el suspense como pez en el agua. Ha publicado hasta el momento: Saga El Colgante, Serie La guerra de las vías, sus poemarios Cómo soñar despierto y no morir en el intento y Poemas de amor y lucha, tres libros de relatos llamados Los amantes del mar, El amante de Versalles y El último niño y otros cuentos de terror y dos cuentos infantiles. Por último, mencionar sus novelas autoconclusivas: El colgante, Confesiones de un bestseller, La cruz maldita, El hombre de la oscura mirada, Te siento cerca y El príncipe de Lentiscar. Su último libro, Amor en tiempos de covid, es una recopilación de relatos con la que seguro os sentiréis identificados.


Muchas gracias, Javier, por concedernos este rato para conocerte más. Hemos observado que algunos de tus libros están firmados como Javier L. García Moreno, J.Love y otros con el pseudónimo J. Lovedark, ¿nos cuentas el por qué de usar uno u otro nombre de autor?


Muchas gracias a vosotr@s por vuestro interés por mi obra literaria y concederme esta entrevista.

En cuanto al porqué del uso de seudónimos en algunas de mis obras, el de J. Lovedark para alguna de mis obras de misterio, suspense e incuso vampíricas, y el de JLove en uno de mis poemarios, lo he hecho a modo experimental. ¿Motivo en especial? Ninguno en especial. Al tener una prolífica obra literaria, se me ocurrió experimentar con seudónimos que fueran acorde con el género literario de algunas de mis obras. Si bien en todos mis libros, en el apartado biográfico, siempre desvelo mi verdadera identidad. O sea, que se aclara el enigma una vez que te sumerges en el interior de cada una de mis obras jeje.


En tu repertorio de letras encontramos libros de relatos y reflexiones, así como novelas de diferentes géneros. ¿Cómo empezó tu enamoramiento con las letras? ¿Empezaste con relatos, poemas y después te lanzaste a la novela?


Mi madre siempre me decía que aprendí antes a leer y a escribir que hablar. Así que os podéis imaginar cómo cuajó mi afición a la lectura y a la escritura desde muy joven, prácticamente desde mis primeros recuerdos de la infancia. Por esa época escribía cuentos, muchos, con la fantasía y la inocencia propia a un niño de mi edad. De hecho participaba en concursos regionales y ganaba premios y accésits ya entonces. Luego me aventuré, ya en la tardía adolescencia, con un par de novelas juveniles, que algún día cuando tenga tiempo y lugar no estaría mal rescatar. Si ahora cuando releo alguna novela mía de hace pocos años me sorprendo por lo que escribí, imaginar lo que me sorprendería leer esos escritos de hace más de veinte años.

Ah, y en cuanto a la poesía, me embarqué a escribir a nivel aficionado poesía en mi época universitaria, por una cuestión de escasez de tiempo, y desde entonces se puede decir que toda mi vida he escrito poemas. Para mí es otra modalidad de la literatura que me resulta muy fácil y cómoda de practicar. Y ¿por qué no decirlo? También me ha servido como terapia para expresar en palabras emociones y sentimientos a lo largo de mi vida.


Philip Dick decía que: «la diferencia entre un relato corto y una novela reside en lo siguiente: un relato corto puede tratar de un crimen; una novela trata del criminal». ¿Qué opinas tú sobre la diferencia de encarar un relato y una novela? ¿Qué supone un mayor reto para ti?


Para mí el mayor reto siempre es una novela. Siempre lo he comparado cuando me han preguntado por ello, y por supuesto con las obvias diferencias, con un parto. Mis novelas, y por extensión todas mis obras literarias, cuando vez la luz las considero mis hijos literarios.

Pero está claro que una novela necesita de un mayor esfuerzo y constancia, desde que empieza hasta que termina, y sus fases intermedias, y repasar hasta la desesperación. Solo entonces, cuando pasas de la mayor ilusión a aborrecerla de tanto releer y releer y corregir, es cuando la novela está lista para ver la luz.

Los relatos, para mí, necesitan de menos esfuerzo y constancia, por el simple de hecho que un día o dos puedas empezar y terminarlo. El parto es más rápido y menos índoloro, por seguir un poco con el símil anterior jeje.

Pero no eso no quita que uno deje lo mejor de sí en cada cuento o historia que inventa. Incluso a veces, como es en el caso que creo de mi “Amor en tiempos de covid”, pueden salir algunas historias realmente originales y atractivas para el autor y, por ende, lógicamente, para el lector o la lectora.


«No hay nada más hermoso y valiente que ese sentimiento de AMOR que, triunfe o pierda su batalla, empuja a cometer y escribir las mayores locuras». Esto podemos leer en la contraportada de tu última publicación: Amor en tiempos de covid, una recopilación de relatos a los que tenemos muchas ganas de hincarles el diente. Cuéntanos, ¿qué te llevó a escribir estas historias?, ¿qué encontraremos entre estas páginas?


Hace un par de años que no afronto el reto de volver a escribir una novela. Por ahora llevo cinco publicadas y alguna a medio que no sé cuándo retomaré, si es que la retomo o comienzo con otra diferente. Así que un poco por avatares de mi vida personal, bastante ajetreada este último par de años, y en especial, este último año, escribo menos que antes. En tiempo pero no en calidad, claro.

De hecho el fruto de mi trabajo literario estos dos años, poemas y pensamientos apartes que verán la luz tal vez más adelante, ha sido la elaboración de estos relatos. Despacito, sin el frenético ritmo de creación que años atrás llevaba, pero sin pausa.

En cuanto a qué me motivó a escribir la mayoría de estas historias, analizándolo ahora de forma retrospectiva, creo que fueron varios factores.

Por un lado, me encontraba con menos fuerzas y tiempo para escribir. He vivido un año y pico de vida bastante frenético y con cambios importantes en mi vida. Esto me ha hecho vivir mucho y enriquecerme con nuevas experiencias vitales, cargadas de sentimientos y emociones novedosas para mí y que me ha hecho sentir, más que nunca, un adolescente de cuarenta y cuatro años jeje.

Es por estas circunstancias muy particulares, pienso, que algunos de estos cuentos, tengan una fuerza y un aroma a realidad muy intenso y especial. Porque cuando por fin encontraba tiempo, ganas y concentración para escribir, una necesidad vital para mí, “nacían” con una fuerza e intensidad que, para mí, los hace muy especiales.

En definitiva, en “Amor en tiempos de covid” el lector o lectora podrá encontrar una diversa colección de relatos imprevisibles, variados, originales,profundamente románticos, surgidos muchos de lo más profundo del corazón de este autor y de sus experiencias vitales, y fáciles de leer.

Además, en muchos de estos relatos escritos en tiempos de esta extraña “pandemia”, los lectores podrán entender mi particular punto de vista sobre la situación de la sociedad y el deterioro, a mi juicio, de las relaciones humanas, por las medidas adoptadas por los gobiernos de uno y otro color para “combatir” la pandemia.


En algunas de tus publicaciones en redes sociales hablas de esa «sociedad deshumanizada» que tanto preocupa en ciertas ocasiones, más notable desde que empezó la pandemia. ¿Crees que la literatura puede ser una buena forma de contribuir a mejorar esta sociedad?


Desde el principio de esta “pandemia” veo cosas que no me gustan en esta sociedad y que me preocupan. Y así lo transmitía ya en variadas reflexiones, poesías e incluso a través de minicuentos, que he estado publicando en mi blog y en mis redes sociales desde marzo de dos mil veinte.

Escritos míos que, de forma más o menos directa o indirecta, o a través de metáforas e historias con moraleja o empapadas de ironía, pretendo transmitir mi opinión y mi manera de ver las cosas en general, y sobre aspectos de esta desconcertante pandemia, en particular.

Por supuesto, considero que la literatura, aparte de entretener, emocionar y hacer disfrutar al lector, puede y debe aportar su granito de arena en tratar de cambiar y mejorar esta sociedad, y criticar lo que a juicio del autor deba ser criticado desde la libertad creativa.


En tu repertorio nos sorprende que escribes desde cuento infantil hasta relatos góticos. ¿Cómo te organizas?, ¿trabajas con varios proyectos a la vez o te centras en uno hasta terminarlo? ¿Con qué género disfrutas más?


Este último año he estado semanas e incluso meses escribiendo poco para lo que en mí era habitual. Pero ahora estoy volviendo a esas rutinas y a organizarme como antes, que simplemente es buscar ratos en el día, al que casi siempre me faltan horas, para poder escribir entre media hora o una hora diaria. Por supuesto, no todos los días lo consigo.

En cuanto a tu otra pregunta, siempre suelo simultanear escritos y proyectos literarios simultáneos. Sin obsesionarme con fechas ni rigideces, simplemente escribiendo cada día lo que me apetece. Así, una semana puedo estar enfrascado con una novela o unos relatos, y otros días descansar escribiendo algún poema. Tal vez por eso en pocos años he acumulado tantos libros y de tan variados géneros, por el hecho de llevar varios “frentes” abiertos, en función de lo me ha apetecido cada día.

¿Con qué genero disfruto más? Con todo lo que escribo, sinceramente. Depende del día y de la época, aunque como ya comento en otra pregunta de esta entrevista, este último par de años he descansado de escribir novelas. Lo necesitaba.



De entre tus novelas, ¿cuál es la que te ha costado más escribir? Háblanos sobre ella.


Normalmente las novelas que he escrito han fluido y las he escrito, repasado y publicado con rapidez, en cuestión de pocos meses. En mi última novela, “el hombre de la oscura mirada”, el parto final se alargó algunos años. Fundamentalmente porque no daba con el final adecuado, hasta que por fin decidí dejar de c

entrarme en otras cosas y centrarme en su conclusión.

Y aparcar una novela, casi olvidar de qué iba y volverla a retomar al cabo de un par de años, siempre conlleva un esfuerzo añadido. Si bien es cierto que eso no quita que para mí sea una de mis mejores novelas. Tal vez por este motivo.


Si tuvieras que escoger un personaje masculino y otro femenino de tus novelas y libros de relatos, por la complejidad de su personalidad o bien por tu afinidad con ese personaje, ¿cuáles escogerías? Cuéntanos por qué.


En muchos de mis relatos tanto de misterio, suspense, como románticos, el protagonista suele ser bastante infortunado. Porque pierda un intenso amor, o porque, simplemente, muera.

Es difícil elegir un personaje masculino, porque en cierta manera en muchos de ellos me siento identificado en algo, por pequeño que sea.

De quedarme con alguno, me quedaría con Alex, uno de los protagonistas de la saga “El colgante” (El Colgante y La Cruz Maldita). Por su forma positiva y valiente de afrontar la vida, por ser un empedernido romántico y caballero, y las peripecias que tiene que sufrir en esas dos novelas. Aventuras y locuras de las que sale indemne y triunfador. Para eso está el autor, para echarle una mano jeje.

Y si me quedo con una protagonista femenina, esa princesa de Lentiscar que inspira y protagoniza muchos de los relatos de “Amor en tiempos de covid”. ¿El motivo? Por ser fruto de mi inspiración, básicamente, y una mujer que a pesar de los obstáculos, decepciones y dificultades sufridas en su vida, y de las inseguridades e indecisiones que esto le causa en su presente, es una persona que ha sabido tirar para adelante con su vida, sin ayuda de nadie, y, además, es una persona tremendamente inteligente, soñadora, vitalista, sensible y romántica. A pesar de todo.


¿Dónde sueles encontrar tus fuentes de inspiración, aquellas ideas que prenden la mecha para escribir una historia? ¿Necesitas buscar la imagen de tus personajes en Pinterest u otro medio para poder escribirlos o te guías por la imaginación?


Mis fuentes de inspiración son variadas. Principalmente es mi imaginación el motor de mis historias. Puedo crear relatos con situaciones, personajes e historias totalmente ficticias, en las que simplemente puedo mezclar escenarios, paisajes o imágenes que pasan por mi cabeza. Es decir, que me siento a escribir frente a mi portátil y en base a una idea, voy construyendo una historia totalmente imaginada y con personajes imaginarios que no se inspiran en nadie en concreto.

Y a veces me salen tan bien, eso creo y me comentan, que pueden parecer tremendamente realistas y reales, uno de mis deseos y pretensiones a la hora de escribir.

Por otro lado, otros relatos o historias sí que pueden tener una base más real. Historias que me han contado o conozco de personas cercanas o conocidas o incluso que yo mismo haya vivido. Y estar basado total o parcialmente en determinadas personas reales.

Pero eso no quita que en la mayoría de las veces mi fantasía creadora quiera ponerle el final que le dé la gana, o añada elementos, opiniones o sucesos que se aparten de lo vivido.

O sea, que quien lea mis relatos, es difícil que sepa discernir cuál es una historia real y cuál no. Lo importante es que tenga esa sensación descarada de realidad que, pienso, el lector o lectora puede sentir al leerlos. Y en algunos casos, sí que puede estar en lo cierto y ser totalmente verídico lo que lea.


¿Tienes algún autor o título favorito que consideres referente para ti en la literatura?


Citar libros y autores cuyos escritos me han atrapado y cautivado, sería demasiado largo para enumerar en esta entrevista.

Además que si quisiera ser exhaustivo siempre me dejaría autores o libros que ya no recuerdo, lo que sería injusto.

Por citar algunos, y aunque en este “Amor en tiempos de covid” no se pueda ver su influencia en mi obra, la literatura romántica y gótica del S.XIX es una de las que más he leído e impactado al leer. Por ejemplo, Mary Shelly con su Frankestein o Bran Stoker con Drácula. En cuanto a autores contemporáneos y libros que me han impresionado, por ejemplo, Idelfonso Falcones y su alabada Catedral del Mar.


¿Qué es lo mejor que te ha aportado tu experiencia como escritor?, ¿y lo peor?


Lo mejor, conocer a mucha gente y que te escriban o te digan en persona que han leído tus libros, que les ha encantado e incluso han perdido horas de sueño por leerme. Eso lo recompensa todo y, que te lean y valoren tu esfuerzo, creo que es la sensación más agradable que un escritor puede sentir.

Lo peor. Quizás, lo que cuesta hacerse un hueco en este mundo de la literatura, a veces un poco hipócrita e injusto con las obras realmente imaginativas y de calidad.


Cuéntanos algún adelanto de tus próximos proyectos, por favor, ¡siempre queremos saber más!


Pues a la vez que escribía estos relatos de “Amor en tiempos de covid”, estos últimos meses y años también he escrito poemas y reflexiones, algunos de los cuales he ido publicando en mi blog literario y en mis redes sociales.

Así que pronto tocará ir recopilando mis otros escritos dispersos, además de ir sumando nuevos escritos, para ir construyendo un próximo libro o libros.

De todas formas, ahora mismo solo estoy centrado en el lanzamiento y promoción de mi “Amor en tiempos de covid”, que está recién salido del horno como se suele decir. Esto es lo que más me ilusiona y entusiasma en estos momentos. Reconozco que estoy muy orgulloso de este libro y, además, creo que es una de mis obras que más recorrido puede tener y más puede gustar a muchos lectores y lectoras de todo el mundo. Ellos decidirán.


Muchas gracias por contestar a esta entrevista y por esas obras preciosas a las que tanto mimo les das. Te animamos a que sigas publicando y nos regales esas reflexiones en redes sociales. Un abrazo del equipo Murcia Romántica.


Otro abrazo fuerte para vosotros y muchas gracias por vuestra atención y cariño.


-------------------------------------------------------------------------


Javier L. García (EscritorJLove), nacido en Cartagena en 1977, residente en Murcia ciudad, tiene publicadas varias obras marcadamente románticas. Dos novelas, «Te siento cerca» y «el príncipe de Lentiscar», una obra de relatos, «Los amantes del mar y otros relatos», otra de microrrelatos y pensamientos, «50 reflexiones sobre el amor», y dos poemarios, «poemas de amor y lucha» y «cómo soñar despierto y no morir en el intento». En sus obras mezcla el romanticismo, hilo conductor de estas obras, con guiños a otros géneros como el misterio, la novela negra y sobrenatural, y las reivindicaciones de justicia social.

63 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page