top of page

Entrevista a: Shirin Klaus

Actualizado: 26 feb 2021

¿Queréis saber a quién vamos a conocer hoy? No nos haremos de rogar. Sabemos que vuestro tiempo es oro y también que el rato que invertiréis en leernos, valdrá la pena para conocer a Shirin Klaus, Alba Navalón si buscáis una novela juvenil dentro de su impresionante bibliografía.

Como Shirin Klaus ha escrito las novelas románticas: Suscríbete a mi corazón, Quiérete, quiéreme; Luces, cámaras, ¡corazón!, Corten, repetimos, ¿quieres casarte conmigo?, Bailando espero al hombre que yo quiero, Las reglas de mi ex y Con corazón. Sus novelas románticas para más de 18 son: No está el horno para cruasanes, Desayuno con cruasanes, Follamigos, Cuando tú y yo rompimos.

Como Alba Navalón cuenta con las siguientes publicaciones: Tren con destino a ti, Como tú quieras llamarme, Cómo tú quieras llamarme 2 y Damas de luz.



Bienvenida, Shirin, muchas gracias por aceptar hablar un rato con nosotras. Después de todas las publicaciones que llevas a tus espaldas, ¿ha cambiado tu ilusión por la escritura? ¿Y tu manera de enfocar las historias?


La ilusión por la escritura sigue intacta. Hay temporadas en las que estoy supermotivada para escribir y otras rachas en las que no tanto, pero en todo momento sigo viendo la escritura como algo maravilloso, como algo que quiero que siga presente en mi vida siempre.

Y mi manera de enfocar las historias sí que ha cambiado bastante. Antes empezaba a escribir sin tener ni idea de cómo iba a seguir la historia, ahora intento tener los puntos clave de la trama bien pensados antes de ponerme a escribir. De esta forma, aunque después improvise un poco, siempre sé hacia dónde va la historia.


¿Cuál fue el primer libro que publicaste? ¿Fue también el primero que escribiste? ¿Recuerdas las sensaciones que te abordaron cuando llegaron los primeros lectores?


Lo cierto es que empecé escribiendo fanfics que publicaba online y los lectores fueron vitales en mis inicios, pues lo habitual en este tipo de publicaciones en línea es subir un capítulo y que la gente te comente qué le ha parecido. El feedback que recibía, los comentarios positivos y el saber que había gente esperando el siguiente capítulo lograron que me aficionase a esto de escribir.

Y lo que yo considero realmente mi primera publicación es el libro: «Como tú quieras llamarme», una historia que primero publiqué online y después, por la gran aceptación que tuvo, hice una edición impresa. Hoy en día sigue a la venta, en una edición revisada y actualizada, pero sin duda ese libro es mi origen como escritora, pues a día de hoy aún conservo lectoras que me conocieron allá por el año 2002 con aquella historia.


En tu página web podemos apreciar que trabajas la novela romántica para diferentes públicos. Tienes novelas juveniles, adultas y de más de dieciocho. ¿En qué momento del proceso creativo tienes claro a quién va dirigida cada historia? ¿Qué criterio sigues para enfocarla a un público o a otro?


Lo cierto es que es algo que tengo muy claro desde el primer momento. Es la historia la que me lo pide y los personajes los que marcan si necesitan escenas subidas de tono para contar su historia o no.


¿Es más satisfactorio escribir para un público juvenil o para el adulto?


Los dos públicos son muy agradecidos, la verdad, pues ambos están muy presentes en las redes sociales y te hacen llegar sus valoraciones y comentarios. Recibir un correo electrónico o un mensaje de Facebook en el que alguien te dice que ha disfrutado muchísimo leyendo tu libro es lo mejor del mundo y te deja con una sonrisa en la cara para todo el día.


De entre todas tus novelas, ¿cuál es la que más alegría te ha dado? ¿Y la que más te ha sorprendido a nivel de aceptación del público o críticas respecto a lo que tú tenías pensado?


«No está el horno para cruasanes» me ha dado muchísimas alegrías, la verdad. Empecé autopublicándola, después la editorial Esencia, de Planeta, se interesó por ella y la publicó en ebook. Funcionó tan bien que acabó publicándose también en formato físico y por último ha salido en audiolibro… Una alegría tras otra.

Y una novela que me ha sorprendido mucho por la aceptación que ha tenido es: «Quiérete, quiéreme». Mientras la escribía me daba miedo que la protagonista pudiese caer mal, pues es muy cruel consigo misma y tiene algunos pensamientos horribles hacia su persona… Pero lo cierto es que mucha gente se sintió identificada con ella, con sus problemas de autoestima, y recibí muchísimos mensajes dándome las gracias por haber creado esa historia de superación.


¿Con qué personajes masculinos y femeninos te has quedado más enganchada? ¿Hay algún personaje en el que notes especialmente que has vaciado más de ti?


Si tuviese que elegir un personaje favorito, ese que siempre me saca una sonrisa cuando pienso en él, sería James Petersen de «Luces, cámaras, ¡corazón!». Ese personaje levantó auténticas pasiones en un grupo de lectoras con el que tengo un grupo de Whatsapp e incluso tuvimos la imagen del personaje (o cómo nos lo imaginábamos) de icono del perfil, así que es un personaje del que todavía sigo un poco (bastante) enganchada.

Y en cuanto a un personaje en el que he volcado mucho de mí, probablemente sería Cristina de «Quiérete, quiéreme». Como he dicho, mucha gente se sintió identificada con ella y su historia, y yo no soy menos. Puse muchas de mis inseguridades y pensamientos algo crueles en boca de ella.


Si tuvieras que vivir en uno de tus libros, ¿en cuál sería?


Quizá «Luces, cámaras, ¡corazón!», por el hecho de que tiene lugar en Hollywood y me parece muy exótico y emocionante.


Tus personajes se ven abocados a tomar decisiones difíciles en casi todas tus historias, ¿te gusta ponérselo complicado a tus protagonistas? ¿Con cuáles crees que te has portado peor a la hora de ponerlos contra las cuerdas?


Todos en la vida tenemos que hacer frente a decisiones difíciles y complicarles las cosas a los personajes es hacer las historias realistas. Tampoco soy excesivamente cruel, o eso creo, pero es que sin contratiempos y dificultades no puede haber una trama interesante.

Y creo que a quien peor he tratado ha sido a Elena, la protagonista de «Con corazón». Su historia es complicada, tanto dentro como fuera de las páginas.


Además de escribir, has estudiado Traducción e interpretación, eres redactora freelance, te manejas muy bien con el diseño y tienes una web impresionante. Cuéntanos, ¿cómo han influido tus estudios en la escritura y todo lo que la rodea? ¿Te creas tú tus webs, portadas y demás? ¿Qué tipo de habilidades debe tener un escritor del S. XXI?


Como bien dices estudié Traducción e Interpretación, pero sin duda lo que ha marcado bastante mi escritura es que tengo un Máster en Traducción Editorial. En esas clases aprendí bastante de corrección editorial lo que, sumado a todos los conocimientos lingüísticos aprendidos en una carrera de letras, me ayudan mucho a la hora de escribir y corregir mis novelas.

Y sí, yo hago mis portadas cuando autopublico. Es algo que me gusta muchísimo. Al principio me frustra bastante, pero una vez encuentro la imagen perfecta para la portada me encanta trabajar los detalles hasta dar con la portada que la historia necesita.

Los escritores del SXXI tenemos que ser muy polifacéticos. Ya no vale eso de «yo solo quiero dedicarme a escribir» (aunque yo lo diga como 20 veces al mes, sobre todo cuando llegan las presentaciones), hay que saber de marketing, diseño, fotografía, comunicación… Nadie está más interesado que tú en que tu obra funcione, así que consigue todas las herramientas/habilidades necesarias para hacerlo posible.


Tus historias enganchan. ¿Cuáles son tus ingredientes secretos para una novela? (Al menos desvélanos tres, la receta entera es tuya).


-Un amor con impedimentos, de quiero pero no puedo.

-Unos personajes con los que la gente pueda empatizar.

-Diálogos naturales y (si corresponde) divertidos.


¿Qué le gusta hacer a la Alba tras las letras?


Me gusta mucho estar con mi familia, salir a andar o a hacer deporte, la fotografía y la música. Y lo mejor es que, a veces, ¡todo eso se puede hacer junto! Además, me encanta leer y últimamente me he vuelto una loca de los puzles.


Entre todas tus novelas podemos hacer un booktag de sensaciones, ¿qué te parece? Te propongo una sensación y tú me dices el título de uno de tus libros.


Una novela para reír: Cuando tú y yo rompimos

Una novela para llorar: Las reglas de mi ex

Una trama que te mantiene en vilo: Luces, cámaras, ¡corazón!

Una novela entrañable: Quiérete, quiéreme

Un personaje muy sexy: Álex de No está el horno para cruasanes

Una historia que despierta la magia: Como tú quieras llamarme

Un libro de superación: Quiérete, quiéreme


¿Nos hablas de tus futuros proyectos y en qué plataformas podemos encontrar tus libros?


Pues por ahora no hay nuevos proyectos previstos a corto ni medio plazo. Hay gente que con la pandemia se puso a escribir como loca y a mí me ha pasado justo lo contrario. Por suerte, todos mis libros siguen disponibles en tiendas como Amazon y algunos de ellos también están en Nubico, PlayStore e incluso en Storytel (el audiolibro de No está el horno para cruasanes).


Muchas gracias por concedernos tu tiempo y cariño, Shirin para los mayores, Alba para los más jóvenes. Es un placer acercarnos a la mujer tras las letras, te deseamos muchos éxitos.


Gracias a vosotras por la fantástica labor que hacéis apoyando a las autoras (y autores) murcianas.


--------------------------------------------------------------------------


Shirin Klaus es el pseudónimo de la escritora murciana Alba Navalón.

Nacida en 1989, estudió Traducción e Interpretación en la Universidad de Murcia y compagina su labor de escritora con el trabajo de redactora freelance. Escribe novelas románticas contemporáneas de corte adulto bajo el nombre de Shirin Klaus y novelas juveniles como Alba Navalón.

Le apasiona leer, la música y la fotografía.

32 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

Comments


bottom of page