top of page

Entrevista a: Amy Realto

Bienvenidos a la sección de entrevistas de los viernes, queridos lectores de romántica y devoradores de letras en general. Hoy contamos con el gustazo de hablar con la escritora Amy Realto, autora de: Si el destino quiere, publicado en 2019, y Singularidad, que salió a la luz el tres de julio de este año.



Amy, muchas gracias por aceptar esta entrevista. Tenemos muchas ganas de saber más de ti. Como no podía ser de otro modo, en tu caso debemos preguntar, ¿qué te llevó a la escritura, el destino o la casualidad? ¿Y en concreto a la novela romántica?


Al contrario de lo que les pasa a muchos autores, en mi caso la escritura ha llegado de forma tardía y de una manera completamente fortuita. No sabría deciros si ha sido el destino o la casualidad, de ahí el nombre de la serie de libros en la que estoy trabajando. Todo empezó con un sueño, que se convirtió en obsesión hasta que fue un borrador. Luego un tiempo de reposo y de nuevo, esa obsesión. Justo el día que ponía el punto y final cerraban el plazo para el concurso de Terciopelo. No recuerdo cómo me enteré, porque nunca he sido muy fan de las redes sociales. «El no, ya lo tienes ¿Qué vas a perder?», pensé. Se me olvidó, ni siquiera me enteré de quién ganó, hasta que tiempo después me propusieron publicar y entré en este mundo. He descubierto que no soy tan rara, que hay gente igual de loca que yo y me encanta, así que creo que he venido para quedarme.

En cuanto a por qué romántica, una vez respondí que si hubiera soñado con gnomos habría escrito fantasía, pero no es así, ahora sé que escribo romántica porque en mi interior hay una soñadora, porque me encanta la sensación de mariposas y la sonrisa tonta que te queda en la cara al acabar.


Cuando empezaste a escribir Si el destino quiere, ¿te veías publicándola o esa idea vino después? ¿Cómo ha sido la experiencia de publicar por primera vez para ti?


Nunca pensé en que publicaría Si el destino quiere, lo escribí para mí, pero al terminarlo me pareció que era una historia que merecía ser leída, y por eso la envié al concurso y lo dejé en manos del destino. En cuanto a la experiencia de publicar ha sido un mundo completamente nuevo, me he sentido como un bebé que da sus primeros pasos, pero de la mano de Mariajo Losada ha sido fácil. Tengo que agradecerle la infinita paciencia que tiene conmigo.


Nos hemos enterado de que Si el destino quiere es una historia que nació de un sueño. Uno que modelaste a través de Daniela, la protagonista de esta historia. Cuéntanos cómo surgió y cómo es Daniela. Los hermanos Cano también nos interesan, ¿eh?


¿Habéis mirado las redes sociales justo antes de ir a dormir? ¿En ese momento que pones el móvil a cargar y te vas a la cama? Bien, pues yo hice eso y se me grabó en la mente una publicación de un amigo (abogado). Una constructora murciana, con la que he trabajado en alguna ocasión, iba a comenzar a construir su casa en Madrid. Luego mi mente se montó la película. Y por la mañana me moría de ganas de saber el final así que lo imaginé. Iba en el coche de camino a Albacete hablando sola, y así fue saliendo. Me contaba el rollo en el coche y por la noche lo escribía.

Daniela es una chica normal que una noche se deja llevar y luego tiene que hacer frente a las consecuencias. Una chica que debido a su relación anterior tiene tendencia a menospreciarse y que como cualquier madre está dispuesta a renunciar a todo por su bebé.

Y los hermanos Cano son cuatro murcianos que a todas nos gustaría que fueran reales, extremadamente protectores y familiares. Los imagino como una manada de lobos protegiendo a su camada. Cada uno tiene una personalidad y un pasado, que iréis conociendo poco a poco ya que Si el destino quiere está dedicada a Daniela.



En Singularidad, nos encontramos con Eduardo, un protagonista que parece tener un palpable rechazo a las «medias naranjas», hasta que el Sol entra en su vida. Háblanos un poco más de esta novela y de sus protagonistas.


Eduardo es uno de los hermanos Cano y Sol la mejor amiga de Daniela. Se conocen en Si el destino quiere, aunque no sabremos lo que pasa realmente con ellos hasta leer Singular. Son novelas coetáneas. Eduardo huye de las «medias naranjas» porque quiere protegerse. Sabe lo que duele perder a alguien y ha decidido que la mejor manera de no volver a sufrir es evitar sentir. Huye de las relaciones porque no tiene nada que ofrecer, pero en el fondo se siente solo. Sol es todo lo contrario a lo que está acostumbrado. Una persona natural, alegre y viva que arrasa sus defensas. El miedo hace que Eduardo haga algo imperdonable. Cuando se da cuenta de que es inútil vivir de esa manera, decide intentar recuperarla, pero no va a resultar nada fácil.


Si el destino quiere y Singularidad, ¿se pueden leer en el orden que queramos o debemos empezar por Si el destino quiere?


Son historias autoconclusivas, pero yo recomendaría leerlas por orden. En Si el destino quiere se esconden sorpresas que es mejor descubrir de la mano de Daniela y no en Singular.


¿Para qué público crees que están dirigidos tus libros?, ¿es algo en lo que piensas cuando los estás escribiendo?


Para cualquiera que quiera emocionarse. Creo que la dos dejan al terminar esa sonrisa tonta en la cara, de la que os hablaba antes.

Al escribir no pienso en quién lo leerá, solo dejo que los personajes fluyan y, sobre todo, que sientan.


«Singularidad: Característica, cualidad o detalle que distingue a una cosa de otras de la misma clase o especie». Esta definición sale en tu segundo libro, nosotras nos preguntamos, ¿qué hace a un escritor «singular»? ¿Qué te lo hace a ti?


Difícil pregunta. Yo creo que todos tenemos algo que nos distingue de los demás, lo que nos hace únicos. Tendemos a compararnos buscando similitudes, pero deberíamos hacerlo buscando las diferencias. En mi caso, mi trayectoria es demasiado corta para definirme, aún estoy buscando mi identidad como autora.


¿Cómo compaginas tu trabajo como escritora con el resto de facetas de tu vida? ¿Qué le gusta hacer a la Amy fuera de las letras?


Trabajo en algo completamente ajeno a las letras, y muy absorbente, así que utilizo la escritura para evadirme de la vida real. Es lo que me gusta hacer. Lo que consigue levantarme un domingo a las seis de la mañana sin pereza. Básicamente escribo los fines de semana levantándome antes que el resto de la familia, y alguna noche entre semana cuando no estoy demasiado saturada de ordenador. La mayor parte del tiempo hay un equilibrio entre familia, trabajo y escritura que me ayuda a estar centrada. Fuera de las letras me gusta practicar taekwondo.


«El amor es amor. Sin importar quién lo sienta o hacia quién lo dirija». Una cita tuya extraída de tus redes sociales, una que nos encanta porque habla de la igualdad en un mundo de desigualdades. ¿Qué podemos aportar los escritores para crear una conciencia social en este sentido?


Las personas somos sentimientos, sin importar el envoltorio. A los personajes les pasa lo mismo. Escribir tratando estos temas de forma natural creo que ayuda a que la gente lo vea como es. Algo normal. De todas formas, creo que podemos aportar más enseñando a los niños a verlo de ese modo. A fin de cuentas, ellos son el futuro.


¿Cuál es la parte más difícil del proceso de escritura y publicación? ¿Planificación, documentación, escritura, corrección, promoción? ¿Qué disfrutas más?


Lo que más disfruto es la parte creativa, la documentación y la escritura. Perderme entre esquemas, escaletas, líneas temporales… hasta que ordeno mis ideas y decido cómo voy plasmarlas en la historia. La corrección me cuesta más. Me meto en la historia y se me olvida que estoy corrigiendo. Tengo que hacerlo desordenando los capítulos para que no me pase, y odio cuando me entran dudas existenciales.


¿Cuáles son las cualidades que valoras más en un libro? ¿Alguno que te haya marcado en tu trayectoria lectora?


Valoro mucho cuando el autor dice lo que tiene que decir sin dar rodeos, sin largas explicaciones para rellenar páginas, y cuando usan aquellas frases simples que dicen tanto. Me maravillan.

De adolescente no me gustaba leer. No me captaban los libros que había en casa o los que nos obligaban a leer en el colegio. Una amiga me prestó uno, y me lo devoré. Me leí toda la serie en muy poco tiempo. Con Flores en el ático de V.C. Andrews comenzó todo.


Háblanos de tus proyectos pendientes, Amy. ¿Continuarás con la literatura romántica? ¿Tendremos más libros de la serie Destino o casualidad?


Sí, por el momento me mantengo en la romántica. He prometido a mis hijos uno que puedan leer y no descarto algo juvenil en el futuro, pero por el momento sigo trabajando en la serie Destino o casualidad. Habrá dos libros más, la historia de Eva, que ya está terminada esperando corrección y la de Ángel, que se ha quedado pendiente porque se ha colado un proyecto distinto que he cogido con muchas ganas.


Y ahora unas pocas preguntas rápidas, ¿estás lista?


· Luz u oscuridad: Luz de luna llena.

· Para tomar aquí o para llevar: Para llevar.

· Una comida favorita: Lasaña.

· Si tuvieras un superpoder, ¿cuál querrías que fuera?: Teletransporte.

· Si tuvieras que salvar tres libros de tu estantería, ¿cuáles cogerías?: El iPad.

· Un sueño por cumplir: Viajar a Japón.

· Un error cometido: Comprar una casa con hipoteca hasta la jubilación.

· Una palabra que te defina: Empatía.

· Una (o más) personas con las que perderse en una isla: Mi familia.

· Negra o erótica: Erótica.

· Algo que odies: El ruido.

· Algo que ames: Los abrazos de mis peques.

Muchas gracias por compartir tu tiempo con nosotras, formar parte de la Asociación y hacer crecer la literatura romántica con tus preciosas historias. Un abrazo del equipo Murcia Romántica.

92 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page